La Ciudad Prohibida

China es un país magnífico, en el que es posible encontrar una riqueza cultural enorme, con tradiciones muy marcadas y atracciones realmente interesantes. Beijing (también denominada Pekín) es la ciudad capital, y se caracteriza por ser la más grande y poblada del mundo. Allí es posible encontrar toda clase de visitas imprescindibles, de las cuales podemos destacar los Templos del Cielo, el Templo de los Lamas, la Plaza Tian’anmen, el Palacio de Verano, la Gran Muralla, la Zona Olímpica y la Ciudad Prohibida. En esta ocasión en particular, trataremos sobre este último atractivo, el cual se constituye como uno de los sitios más visitados de la capital china.

La Ciudad Prohibida fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1987. Se trata básicamente de un enorme complejo repleto de edificios, los cuales fueron utilizados antiguamente como Palacio Imperial en las épocas de las dinastías Ming y Qing. Asimismo, cabe destacar que estas construcciones también sirvieron como sede del gobierno de China.

Tal como mencionamos anteriormente, la Ciudad Prohibida recibe miles de visitantes por año, ya que se trata de una de las mayores atracciones dentro de la ciudad de Beijing. Comenzó a erigirse en el año 1406 y se completó catorce años después, sin dejar de mencionar que su nombre se debe a que antiguamente no podía entrar cualquier persona, sino que sólo lo hacían los cortesanos.

Sin dudas este atractivo se caracteriza por su fascinante arquitectura y los valiosos elementos de interés artístico y cultural con los que cuenta. Por último, es fundamental considerar que la Ciudad Prohibida ocupa una extensión de 720 mil metros cuadrados, por lo que se constituye como una visita ideal para recorrer y pasear un largo tiempo.

Fuente: Foto