Templo del Cielo en China

A la hora de visitar China, es importante considerar que ciertas visitas resultan imprescindibles por su valor arquitectónico. De hecho, la arquitectura en este país es considerada como una auténtica forma de hacer arte, sin dejar de mencionar que ocupa un lugar muy importante dentro de las tradiciones de este país tan rico en cultura. Es por esa razón que, todas aquellas personas que tengan en mente viajar a este destino asiático, no pueden dejar de conocer en persona los símbolos más sobresalientes de sus construcciones tan particulares.

El Templo del Cielo, situado nada más ni nada menos que en Beijing, es una verdadera joya de la arquitectura. Se constituye como una de las tantas visitas obligadas con las que cuenta la capital china, y es una magnífica construcción que fue fundada durante la primera mitad del siglo XV. Asimismo, no podemos dejar de mencionar que este sitio no sólo se destaca por su fascinante diseño, sino que también por el ambiente en general que lo rodea: hermosos jardines, bosques de pinos añejos e incluso numerosos monumentos de culto.

El templo en cuestión, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1998, tiene una enorme importancia para los lugareños debido a su gran fuerza simbólica. Esta construcción representa la relación entre el cielo y la tierra, sin dejar de mencionar que se constituye como la obra esencial del arte Ming y el centro de dicho imperio durante más de cinco siglos.

El Templo del Cielo se encuentra precisamente en el centro de Beijing, bajando por Wuiamen Bajie desde la Plaza de Tian’anmen.

Fuente: Foto